Declaración - El desafío de COVID-19: Las enfermedades zoonóticas y la vida silvestre

Bonn, 16 de octubre de 2020 - COVID-19 entra en la categoría de enfermedades infecciosas emergentes que se transmiten entre los animales domésticos o salvajes y los seres humanos (conocidas como "enfermedades zoonóticas"). Las enfermedades infecciosas emergentes pueden tener un impacto significativo en las economías mundiales y en la salud pública. Más del 60% de todos los casos de enfermedades infecciosas emergentes están dominados por las zoonosis, la mayoría de las cuales se originan en la fauna silvestre y aumentan considerablemente con el tiempo.

Los efectos de gran alcance de COVID-19 en todo el planeta han movilizado numerosas peticiones para prevenir pandemias similares en el futuro. Las apelaciones han abarcado desde la defensa del cierre permanente de los mercados donde se pueden vender animales silvestres, hasta la prohibición de todo uso comercial de la vida silvestre, pasando por un aumento significativo de las medidas sanitarias y la vigilancia a lo largo de todas las cadenas de valor de los alimentos.

Los miembros de la Asociación de Colaboración para la Gestión Sostenible de la Vida Silvestre (CPW) proponen cuatro principios rectores para ayudar a los profesionales y a los responsables de la adopción de decisiones a dar respuestas prácticas y científicamente fundamentadas. Estos principios tienen por objeto reducir el riesgo de futuras pandemias originadas por animales salvajes, al mismo tiempo que se refuerza la conservación de la vida silvestre respetando los medios de vida, la seguridad alimentaria y la cultura de los diversos grupos de personas.

 

 

Los cuatro principios son:

Primer principio: reconocer la importancia del uso de la vida silvestre para muchas comunidades, incluidos los pueblos indígenas y las comunidades locales (IPLC), en las respuestas de política.
Segundo principio: mantener y restaurar ecosistemas sanos y resistentes para reducir los riesgos de repercusiones zoonóticas y futuras pandemias.
Tercer principio: la persecución, incluida la matanza de animales salvajes sospechosos de transmitir enfermedades, no abordará las causas de la aparición o la propagación de las enfermedades zoonóticas.
Cuarto principio: regular, gestionar y vigilar la recolección, el comercio y la utilización de la fauna silvestre para garantizar que sea segura, sostenible y legal.

 

La CPW comprende un grupo experimentado de organizaciones internacionales que tienen un interés común en un enfoque pragmático, basado en la ciencia, para desarrollar, supervisar y orientar iniciativas conjuntas para el uso sostenible, legal y seguro de la vida silvestre y la conservación de la biodiversidad. Los miembros actuales son:

  • Secretaría del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB)
  • Secretaría de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES)
  • Secretaría de la Convención sobre las Especies Migratorias (CMS)
  • Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO)
  • Consejo Internacional para la Conservación de la Caza y la Vida Silvestre (CIC)
  • Foro Internacional Indígena sobre Biodiversidad (FIIB)
  • Instituto Internacional para el Medio Ambiente y el Desarrollo (IIED)
  • Centro de Comercio Internacional (CCI)
  • Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN)
  • Unión Internacional de Organizaciones de Investigación Forestal (IUFRO)
  • TRAFFIC - La Red de Vigilancia del Comercio de Fauna Silvestre
  • Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA)
  • Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE)

Para obtener más información sobre el CPW, consulte el sitio web dedicado que mantiene la FAO. 

Si desea más información, póngase en contacto con:

Maria Jose Ortiz, Coordinadora de la Unidad de Gestión de Información, Comunicaciones y Conocimientos, Secretarías de la CMS y de AEWA. Correo electrónico: [email protected] 

Last updated on 19 Octubre 2020

Type: 
News item